Sofia

 Trabao Tierra Cunqueira

  Principal

InicioPrincipalHistoriaGeografíaCómo llegarCunqueiros

Arte y CulturaFiestasGastronomíaExcursionesArquitecturaEl habla

 

 

 

"Sólo cuando meditamos lo que nos cuestan los hijos, empezamos a darnos cuenta de la deuda que tenemos contraída con nuestros padres".

Anónimo

 

Cuando surge la idea de crear una página Web de Tablado, esta va asociada, inevitablemente, al recuerdo de nuestra madre Sofía, natural del mismo pueblo y a quien la vida le pudo haber robado injustamente su memoria, pero jamás el recuerdo de su pueblo “Trabao”, como le gusta llamarlo a los verdaderos Tixileiros.

 

Mi madre Sofia en casa FrandalisDespués de una pérdida, aunque en algunos momentos esperada, nunca deseada, cuesta mucho poder hablar y expresar el gran cariño y amor que tienes de ese ser querido, de esa gran persona que te dio la vida y te cuidó durante toda su vida con tanto cariño.

 

Muchas horas me dedicó, mucho esfuerzo me entregó, para que yo, como hijo y como hombre, fuera como soy. Nunca me pidió nada a cambio. Solo con su mirada adivinaba su amor, que cuando nació mi hijo se acentuó, pues otro nuevo hombrecito la colmaría de felicidad. Recuerdo las tardes de invierno que, paseando venia, para con la excusa del roscón, verme lo feliz que era con mi nueva vida (mi hijo Carlos).

 

Muchos piensan que cuando alguien se muere, su luz se apaga, pero no es así, ellos se van pero su luz nunca deja de brillar.

Estoy convencido que haya donde estés, seguro que ya habrás recuperado tu memoria y todos tus recuerdos...

Tu hijo Manolo

 

 

No cometeré el desliz de intentar describir las bellezas de Tablado.

Para amarlas, hay que verlas y vivirlas.

  

Tablado   Vista desde la Calecha


N
o hay una recta en el trayecto, pero el esfuerzo en la conducción se compensa con el placer de ir adentrándose en el verdadero corazón del bosque, lejos del ruido y la velocidad.

 

Vista desde casa Frandalis

 

 

Al llegar a Tablado, el paisaje es el primero que sale a recibirnos, entreabriéndose sus verdes pastos y majestuosas montañas.   

No nos sentimos forasteros aquí, sino hijos que regresan a la antigua residencia familiar, pues así nos lo trasmitió nuestra madre. Ella, nos enseñó muchos valores, entre ellos, el más grande, saber disfrutar de nuestra naturaleza, de nuestra existencia y de nuestra fe. Por todo ello somos unas personas afortunadas.

 

 

 

 

 

 

A veces, nos inunda la tristeza al pensar que nuestra madre se marchita y queda como una flor seca, sin embargo ella nos ha dejado a nosotros como semilla del mañana. Así pues, pensaré y sonreiré, igual que hacia nuestra madre al volver a su pueblo todos los años.

 

 

Sofía de Frandalís y la tía Basilisa en el corral de Frandalís. Año 1980.

                                                
     Sofía de Frandalís y la tía Basilisa en el corral de Frandalís. Año 1980.

 

Mi madre SofiaALCEIME (1)

Cinco años tres meses y diecisiete días desde aquel uno de Julio en que ocultábamos lo que nuestros ojos nos mostraban cada día, confundías nuestros nombres, la nevera atiborrada, seis cubiertos en la mesa, tus recuerdos eran humo, silencioso hielo blanco, un bosque de árboles sin hojas. Hoy cuidan de ti, pero no eres tu, tu memoria se ha borrado y de ella fuimos los primeros, que honor indeseable, tal vez por hacer más daño a quien tu enseñaste eso que a ti hoy te ha robado el desandar de tu vida, sentimientos, gestos, voz, movilidad, todo has desaprendido sin voluntad ni reflejo en tu corazón de madre que tanto nos has contentado en mas de quince mil días contigo.

Hoy, rendida en esa cama, repasamos foto a foto juntos el álbum de nuestras vidas, tu mirada indiferente muestra un rayo de luz clara, tu sonrisa hueca y rota se abre con un recuerdo y descubre allí en el fondo de ese pozo oscuro de tu memoria una luz que irrumpe y expresa un sentimiento que el olvido no ha borrado, y piensas ha llegado ese momento hoy será el último día negro y el primero despejado de un silencio de recuerdos, de una quimera soñada, de una imposible esperanza que una realidad trunca.

Hoy nosotros somos su sentimiento, sus recuerdos, la huella clara de su vida a la que hemos amado y amaremos, la pieza que falta en su rompecabezas que ELLA, de la que no quiero pronunciar su nombre, ha arrinconado, oscurecido y colmado de burbujas de aire. Hoy te queremos más que nunca y al despedirme hasta otro día con un beso en tu mejilla y mostrar vida en tus ojos, nos llevamos la esperanza de que ojala mañana ELLA no esté contigo. (1) El titulo significa, en la jerga que se habla en el pequeñito pueblo de Asturias donde mi madre nació llamado Trabao," me alcé " y con ello quiero expresar la primera palabra que mi madre diría, si algún día saliese de ese pozo, y también simboliza un insulto, en falta de ortografía, a ELLA, nombre del mal que MI MADRE padeció.

Tu hijo Miguel.

 

 

 

Vista de Tablado desde el camino de Leiroso

 

 

 

magonsal@comv.es               Firma en mi libroDeja tu opinión en mi libro

 

Index                        Subir                        Historia  

 

Índice | Principal | Historia | Geografía Como llegar | Cunqueiros |  
 
Arte y CulturaFiestas |
Gastronomía | Excursiones | Arquitectura | El Habla ]

 

Esta Web es de carácter informativo y en ningún momento lucrativo. Algún material de esta página procede de Internet y de publicaciones escritas como revistas o enciclopedias, así como su música. Si alguien cree que se está infringiendo algún derecho de autor que pueda pertenecerle o afectarle  de una u otra manera, le ruego que me envíe un e mail a magonsal@comv.es y lo retiraré de inmediato. Asimismo, vaya desde aquí mi agradecimiento a todas los familiares y amigos  que me han ayudado en la creación de esta pagina.